Avisar de contenido inadecuado

RESPONSABILIDAD SOCIAL

{
}
title=

La Responsabilidad Social es una inspiración voluntaria, es reconocer y aceptar los compromisos que tenemos con nuestra sociedad.

La Responsabilidad Social es una actitud madura, conciente y sensible a los problemas de nuestra sociedad y es una actitud pro activa para adoptar hábitos, estrategias y procesos que nos ayuden a minimizar los impactos negativos que podemos generar al medio ambiente y a la sociedad.

Ser responsable es no ignorar todo lo anterior, es saber que cada uno de nosotros formamos parte de una sociedad y que todos tenemos compromisos y obligaciones que debemos cumplir, tanto individualmente (responsabilidad social individual) como en conjunto (responsabilidad social empresarial, gubernamental, institucional, organizacional).

La Responsabilidad Social es tema de todos. Valoremos cómo nuestras decisiones y actividades dejan un impacto social y ambiental.

Sólo con esta actitud podremos formar un planeta sustentable. Te invitamos a adoptar una actitud prosocial. Vale la pena.

 

¿Qué es RSC?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es la forma de conducir los negocios de las empresas  que se caracteriza por tener en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general. Ello implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el  ámbito social, laboral, medioambiental y de  Derechos Humanos, así como cualquier otra acción voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus empleados, las comunidades en las que opera y de la sociedad en su conjunto.

 



Los 5 principios que rigen la RSC para el Observatorio de RSC

  • La RSC incluye el cumplimiento de la legislación nacional vigente y especialmente de las normas internacionales en vigor (OIT, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Normas de Naciones Unidas sobre Responsabilidades de las Empresas Transnacionales y otras Empresas Comerciales en la esfera de los Derechos Humanos, Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales,etc.).
  • La RSC es de carácter global, es decir afecta a todas las áreas de negocio de la empresa y sus participadas, así como a todas las áreas geográficas en donde desarrollen su actividad. Afecta por tanto, a toda la cadena de valor necesaria para el desarrollo de la actividad, prestación del servicio o producción del bien.
  • La RSC comporta compromisos éticos objetivos que se convierten de esta manera en obligación para quien los contrae.
  • La RSC se manifiesta en los impactos que genera la actividad empresarial en el ámbito social, medioambiental y económico.
  • La RSC se orienta a la satisfacción e información de las expectativas y necesidades de los
    Inicio ¿Qué es RSC? ¿Por qué es importante?
     
    ¿Por qué es importante la RSC?

    A principios de la década de 1990, la globalización prometía un futuro lleno de buenos augurios. Se suponía  que todos saldrían ganando, tanto los países desarrollados como los países en vías de desarrollo. Parecía que la globalización produciría un desarrollo sin precedentes a escala mundial, pero todas esas expectativas se han ido diluyendo.

    La globalización y sus efectos

    El proceso actual de globalización está produciendo grandes desequilibrios, tanto entre los países como dentro de ellos. Efectivamente, se crea riqueza, pero hay muchos  países y personas que no sólo no se están beneficiando, sino que sus condiciones de vida están empeorando. Además, su capacidad para influir en este proceso es nula.

    La globalización no ha conseguido responder a las expectativas de los más desfavorecidos, muchos de los cuales viven en el limbo de la economía informal, sin derechos legales, subsistiendo de manera precaria en los márgenes de la economía global y con pocas posibilidades de subvertir esta situación.

    Las reglas del juego de la globalización son injustas. Han sido diseñadas para beneficiar a los países industrializados avanzados, lo cual no resulta sorprendente si tomamos en cuenta que han sido establecidas por ellos.

    Paralelamente, las nuevas tecnologías de la información aumentan la conciencia sobre estos crecientes desequilibrios, que resultan moralmente inaceptables y políticamente insostenibles.


    Aumento del poder de la empresa en detrimento de los Estados.

    En este contexto económico, los grandes capitales y las empresas multinacionales tienen un importante papel que jugar ya que pueden promover, pero también impedir o incluso perjudicar, el desarrollo de políticas públicas o normativas, tanto a nivel nacional como internacional, que favorezcan un desarrollo mas equilibrado y sostenible, la erradicación de la pobreza y el derecho a una vida digna.

    En la actualidad, se calcula que en torno al 52% de las mayores economías mundiales son empresas multinacionales, por encima incluso, de países como Austria o Sudáfrica. Las multinacionales y las empresas comerciales en general están fuera del alcance de lo que muchos estados pueden hacer para regularlas con eficacia, favoreciendo la aparición de vacíos legales que deben ser subsanados a través de normas jurídicas internacionales y no por la mera voluntariedad de las propias empresas.


    Inversión Directa Exterior

    El sector privado adquiere cada vez mayor protagonismo en la conducción del desarrollo económico. La Inversión Directa Exterior en países del sur en el año 2000 ya cuadriplicaba la Ayuda Oficial al Desarrollo. El sector empresarial actúa en numerosas ocasiones en estados que se caracterizan por la debilidad o laxitud de sus legislaciones nacionales (en el ámbito laboral, fiscal etc.), al buscar con ello atraer la inversión directa extranjera, aún cuando esto dañe el propio desarrollo sostenible del país.


    Deslocalización

    La situación descrita anteriormente se hace más patente en los actuales procesos de deslocalización de procesos productivos. Las empresas buscan reducir sus costes, extendiendo su cadena de producción a países que habitualmente exigen o aplican menores garantías laborales o medioambientales. Por otra parte, el distanciamiento geográfico entre el lugar en el que la empresa toma las decisiones y los lugares donde éstas repercuten, unido a la proliferación de intermediarios y proveedores a lo largo de la cadena de producción y comercialización, lleva a diluir las responsabilidades sobre el impacto generado por la actividad de la empresa.


    Privatización de servicios básicos

    Como ya hemos dicho, el poder económico y político de muchas empresas es superior al de los estados donde desarrollan sus actividades, por lo que pueden influir en el marco legislativo nacional, que en materia fiscal, laboral o medioambiental les es de aplicación. El sector privado está cada vez más involucrado en la prestación de servicios como el agua, la energía, la salud o la educación, servicios que tradicionalmente eran proporcionados por el sector público y que tienen un gran efecto sobre la vida de las personas.

    Este contexto, ha favorecido el auge del debate sobre la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), como herramienta que sirva para aminorar el impacto negativo de las empresas en general y de las multinacionales en particular, sobre los derechos sociales, laborales, el medioambiente y en definitiva, sobre los Derechos Humanos.

    grupos de interés.
Herramientas

Códigos de Conducta

Son declaraciones formales que definen los estándares de actuación de las organizaciones que lo suscriben de forma voluntaria.

Guías

 

Principios


Informes de Buen Gobierno Corporativo


Sistemas de Gestión y Certificación:


Sistemas de Generación de Información:


Sistemas de Auditoría y Aseguramiento de la Información:

 

dog_chiu.gif (11226 bytes)                           dog-black.gif (42650 bytes)                         

Preguntas Frecuentes

 


¿Qué NO es RSC?

No debemos confundir la RSC con acciones de patrocinio, mecenazgo, donaciones puntuales  o estrategias de una corporación tendentes a un lavado puntual de imagen o de mejora de su reputación corporativa.

Tampoco puede asociarse al denominado marketing con causa, herramienta mediante la cual una empresa se compromete a colaborar con un proyecto social a cambio de beneficios de imagen y suponiendo una diferenciación de marca.

Las actividades desarrolladas en el marco de la RSC han de estar vinculadas a la actividad básica de la empresa, tener una vocación de permanencia e implicar un compromiso de la alta dirección.


¿Tienen todas las empresas la misma responsabilidad?

El término RSC es un concepto muy amplio que debe adaptarse a cada situación particular. Hay cierta tendencia errónea a equiparar la RSC de todas las empresas, e incluso de cualquier organización.

La responsabilidad social a aplicar por las empresas variará en función de múltiples parámetros, entre otros el sector en el que desarrolle su actividad, el tamaño o las áreas geográficas en donde esté operando.

No es comparable la RSC de una entidad financiera a la de una empresa del sector energético. En el primer caso su principal responsabilidad vendrá derivada de su labor de intermediación, es decir a quién o qué proyectos financie. Las empresas del sector energético deberán gestionar, sin embargo, de una manera eficiente sus impactos directos sobre el medioambiente y sobre los Derechos Humanos, evitando desplazamientos forzosos.

La RSC a aplicar por una micropyme no se puede comparar con la de una multinacional. La implicación de la empresa y la exigencia de gobiernos y ciudadanos debe ser radicalmente diferente.



¿Hasta dónde alcanza la responsabilidad social de la empresa?

Muchas de las empresas contemporáneas se han convertido en meros centros de diseño y financieros, teniendo subcontratado todo o gran parte del proceso de producción. La responsabilidad social de la empresa alcanza a toda su cadena de suministros.

Un ejemplo práctico: la empresa X tiene 8 centros de producción propia y 1.800 centros contratados, de los cuales, el 80% son completamente dependientes de ella. La empresa X tiene la responsabilidad de velar por que en sus centros contratados las condiciones laborales sean las adecuadas y cumplan con los estándares legales nacionales e internacionales.



¿Qué posición mantiene el sector empresarial en relación a la RSC?

Una parte importante del sector empresarial afirma que la RSC es una herramienta reputacional, más allá de las disposiciones legales que aporta valor a la marca y que por lo tanto, debe de ser voluntaria.

Por norma general, las empresas no asumen la RSC como parte integrante de la estrategia de gestión de la empresa. Al tratarse de un concepto amplio, cada empresa adapta la RSC a sus condiciones particulares y al proceso más sencillo posible.

[Descarga el Informe 2006 de CEOE sobre la Empresa y la Responsabilidad Social]



¿Qué son y qué función tienen los códigos de conducta?

Son muchas las empresas que han optado por la fórmula de la autorregulación, a través de los denominados Códigos Éticos o de Conducta, para corregir los impactos negativos que genera el desarrollo de su actividad. Los Códigos de Conducta son normas dictadas, en la mayoría de los casos, de forma unilateral por parte de las empresas cuya aplicación no está sujeta a procesos de verificación externos.

La clave está en si este mecanismo es suficiente para corregir los defectos de mercado y la economía global. En nuestra opinión, se trata de iniciativas de carácter positivo pero que son del todo insuficientes por varios motivos:

1.   Existen aspectos que no deben posicionarse en la esfera de voluntariedad. Cuando lo que está en juego son bienes públicos globales como los Derechos Humanos y Medioambientales entramos en la esfera de la legalidad y los máximos responsables de preservar estos bienes públicos son los estados.

2.   La mera asunción de un Código de Conducta no es suficiente para trasladar al inversor y al ciudadano la información necesaria para valorar los efectos de la actividad de la entidad.

3.   Los códigos de conducta no guardan una relación uniforme en cuanto a su contenido y el alcance de los mismos –en muchos no se contempla la acción de los proveedores- que variará dependiendo del emisor de los mismo.



¿Es necesario una regulación en materia de RSC?

Ya hemos visto que las medidas de autorregulación dictadas por la empresa son insuficientes. Por lo tanto, es necesario el establecimiento de reglas y mecanismos comunes para todos los actores.
De este planteamiento, han surgido algunas iniciativas desde instituciones y organismos supranacionales y multilaterales como las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la OCDE, y las Normas sobre las responsabilidades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales en la esfera de los Derechos Humanos.



¿Cuál es el papel de la sociedad civil organizada?

La pérdida de capacidad de los gobiernos para regular en una economía global, la proliferación de las subcontratas y el creciente interés de los ciudadanos por las vulneraciones sociales y medioambientales ha incrementado la importancia de la labor de las organizaciones sin ánimo de lucro.



¿Qué podemos hacer como ciudadanos/as y consumidores/as?

Los ciudadanos tenemos la obligación de promover, garantizar e incentivar a las empresas a que desarrollen prácticas comerciales responsables. Sin embargo, todavía no nos ponemos de acuerdo sobre la importancia de la opinión pública y de las decisiones de consumo.

Por tanto, se hace necesaria la sensibilización y educación sobre la necesidad de ser más críticos y conscientes en nuestras decisiones y actos diarios. Debemos de ser capaces de hacer ver a las empresas que comprendemos que la RSC no es más que hacer las cosas bien, respetando a clientes y trabajadores.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario RESPONSABILIDAD SOCIAL

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre